El comedor del restaurante la bruschetta, un lugar rodeado de arte